Liv O'Donnell

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Liv O'Donnell

Mensaje  karliux el Lun Feb 06, 2017 1:37 am


Liv O'Donnell


Ella es: Olivia Marie O'Donnell
17 añosStatus: SolteraEstudianteTeatroRecoge pelotas

¿Con quién está? J.J Jenkins ¿Dónde? Ultramarine

Verano ¿qué podía decir del verano? En realidad, creo que podría decir muchísimas cosas, como que era una de mis épocas favoritas aunque sin duda, la favorita de favoritas, era el otoño, me encantaba cuando los árboles dejaban caer sus hojas y me permitían vivir la linda experiencia de caminar sobre las hojas secas, algo que adoraba mucho, casi como caminar descalza sobre el pasto o la arena pero ¿qué podía decir? Me encantaban esos pequeños detalles de la vida, es por eso que mamá solía decir que hacernos felices a Aly y a mi, era demasiado sencillo, porque ambas nos conformamos con muy poco, como un dulce o una nota, cualquier detalle sencillo era suficiente para hacernos sonreír.
Pero volviendo al verano, este había sido diferente a todos los veranos de mi vida debido a que este verano, nos mudamos a un pequeño pueblo llamado Northport, un pequeño pueblo en el que vivía mi abuela materna de edad avanzada que necesitaba más cuidados, así que luego de una charla, mis padres decidieron que lo mejor era mudarnos con ella para cuidarla y demás cosas, así que mis últimas semanas en París habían sido un tanto nostálgicas y agetreadas ya que eso de empacar nuestras cosas no había sido nada fácil y mis amigos nos habían organizado una fiesta de despedida de lo más linda (y hablo en plural porque la fiesta también había sido para Aly) haciendo que tuviera recuerdos hermosos de mis últimos días en mi amado París.
Debo admitir que no fue fácil la mudanza, más que nada porque Northport era un lugar nuevo y desconocido para mi y aunque muchos lo verían como una aventura, yo lo veía como todo un desafío que no estaba muy segura de poder llevar a cabo con éxito, más que nada porque soy demasiado tímida, suelo ser de esas personas que son sumamente calladas al inicio pero al entrar en confianza, no hay quien me calle aunque debo admitir, que eso sucede muy poco, si tenía amigos, era porque normalmente alguien me integraba a su círculo de amigos, ya que por mi cuenta, seguro tendría cero amigos y fue justo por esa razón que había decidido no ir a la regarta, uno, porque no sabía que era (pero todos en el pueblo hablaban de ella) y dos, porque no conocía a nadie y no quería estar sola en la playa, sabía que podía ir con Aly, pero tiene piel sensible y se irrita muy rápido, así que mejor, dejar las cosas así.
Mis padres habían salido esta mañana a comprar el desayuno en lo que mi hermana y yo preparábamos la mesa cuando a mi abuela se le antojaron unos chocolates que vendían en una tienda cercana, quizás lo correcto hubiera sido llamar a mis papás e informarles del antojo de mi abuela, pero debido a que la tienda estaba cerca, decidí ir dejando a mi hermana a cargo de todo, además de que a ella le gustaba todo esto de la decoración.
Y así fue como subí por mi pequeño bolso para colgarlo de manera cruzada y salí en dirección a la tienda.
Al llegar de inmediato caminé a la sección de dulces y al ver los estantes, fue como si hubiera llegado al paraíso, ya que de inmediato se me iluminaron los ojos tal niña pequeña al recibir su regalo en Navidad, pero es que de verdad, todo era hermoso o quizás era yo porque como era de esperarse, soy muy fan de los dulces, en especial de los chocolates, amo los chocolates y más si se tratan de bombones cubiertos de chocolate ¡los amo! Así que sin más, empecé a buscar un paquete de bombones con chocolate y posteriormente me puse a buscar los dulces de mi abuela, que no eran otra cosa más que chocolates de menta, creo que eso de los chocolates era mal de familia, ya que a mi mamá le gustaban los mismo que a mi abuela y a mi hermana le encantaban las trufas.
Caminé por los pasillos un par de veces, pero no encontraba esos chocolates, encontré de todo, de almendras, de nuez, rellenos de licor, amargos, negros, de leche incluso encontré trufas para mi hermana pero no pude encontrar los chocolates de mi abuela. Resignada, comencé a caminar buscando a alguien que pudiera ayudarme, porque debía de buscar opciones antes de rendirme y justo a la mitad del pasillo, se encontraba un chico de cabello blanco que parecía simpático y decidí ir a preguntarle.
Caminé hasta él y una vez estuvimos de frente dije:
-Hola-y luego de esto, le sonreí, ya que ante todo, estaba la educación-Disculpa, estoy buscando un producto-comencé a explicar para que supiera por donde iba la cosa-Pero no lo encuentro, ¿crees que podrías ayudarme?-comenté al fin de manera amable aún teniendo esa sonrisa dibujada en mi rostro
avatar
karliux
Admin

Mensajes : 778
Fecha de inscripción : 04/04/2009
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://karliux.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.